Publicado en Uncategorized

Lo siento

Estimado compañero Abel Martínez:

siento muchísimo que esta carta llegue tarde, pero no podía dejar pasar la ocasión de darle a usted la enhorabuena por su excelente labor. No sé casi nada de usted más que está muerto y a manos de un chiquillo. Usted no sabe nada de mi, salvo que soy profesora. Pero, en estos últimos veinticinco años de profesión que cargo a las espaldas, he encontrado poquísima gente a la que pueda llamar compañero en sentido pleno de la palabra y usted es uno de ellos.

Le honra a usted el tristísimo honor de haber sido el primero de nosotros caído en campaña y todo por saber que ocuparse de su clase no era permanecer en ella contra viento y marea sino acudir a donde había conflicto para ayudar si era posible. A nosotros nos es imposible no oír o no ver, no mirar y no escuchar y usted es el perfecto ejemplo de ello.

Gracias por ser también el primero de nosotros en demostrar lo que es ser un profesor. Es muy loable que el señor ministro y las autoridades no hayan posado para la foto aprovechando su heroísmo. Es preferible así, pero a mi me hubiera gustado estrechar su mano. Si usted no tiene inconveniente me gustaría hacerlo cuando volvamos a vernos en un entorno mucho más amable y eterno.

Entre tanto, suya afectísima

Guiomar Patiño Pérez, profesora de latín

Anuncios

Un comentario sobre “Lo siento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s